lunes, 26 de enero de 2015

RUSTICA CON BOTAS - GUMBO

Hace unos días tuve una mañana excitada... Rústica con botas (El Oso con botas y Rustica) se puso en contacto conmigo para darme una gran noticia. 

Han decidido invitar a un blogger cada mes en su particular reto y fui invitada con todos los honores... no sabéis como me sentí. Volar. Que dos de tus bloggers de referencia se dirijan a tí para que publiques junto a ellos...fue un momento mágico. De aquellos momentos que te sirven, para decir  " valió la pena porque me pasó esto".

Bridget, por ello, empezó a reír por detrás con una risa discreta primero pero luego a carcajada limpia. Señaló a la cámara, señaló a la cocina y la sangre se me heló por las venas desde los pies hasta el cerebro. Desde luego soy osada, atrevida y con muy poca modestia. Y que ingredientes van a elegir? y sabré hacerlo? y cuanto tiempo tengo? y.... todas las dudas vinieron a mí, y me hice pequeña y quise volver a contactar y decir, "no, puedo, no tengo tiempo".

Entonces me lo terminaron de explicar, me dijeron que yo podía escoger los ingredientes y entonces me acordé de una receta que hace mucho tiempo que os quiero traer. Uno de mis fuertes: la cocina estadounidense.

Esta es una sopa del sur: de Nueva Orleans, Misisipi, Luisiana, este de Texas, Carolina del Sur y Georgia. Aunque yo, cuando lo pruebo no puedo dejar de ver una imagen; una calle desierta de Nueva Orleans, dónde aparece repentinamente un grupo de gente portando un ferétero, música blue y una voz que rasga el alma dirigiendo la comitiva.

Una sopa-estofado que es un verdadero crisol de culturas, dónde ha habido poca inserción moderna, dónde varias culturas muy puras se mezclaron para ofrecer un plato de cuchara de primera categoría. Un plato que cuando lo probé me llenó de sabor y sensaciones, un plato rico y caliente, aterciopelado y fragrante que, desde luego no te deja indiferente.

Cuando se habla de la gastronomía de esta zona hay dos conceptos que se mezclan, la cocina criolla y la cocina Cajún.

La cocina Cajún surge de la francesa en su fase más rústica y provinciana que fue adaptada por los descencientes franceses establecidos en la zona mezclándola con los ingredientes locales.

La cocina Criolla se basa más en la cocina europea en general adaptándolos a los ingredientes locales.

Podría decirse para simplificar que la cocina cajún adapta la cocina más popular y la cocina criolla adapta la cocina más aristocrática francesa.  Distintivos de la cocina Cajún es la base de muchos de sus platos, la versión cajún del clásico Mirelpoix (base de sofrito: zanahoria, cebolla, apio)  que aquí consiste en cebolla, pimiento y apio y se llama Santísima Trinidad.

Es de destacar también la influencia de la cocina canaria sobre la criolla con el uso de los pimientos, los cítricos en las marinadas, y el uso del arroz y las judías. 

Otra de las culturas que vemos en esta zona es la Africana, proveniente de los esclavos y los hombres y mujeres que trabajaron en las cocinas y restaurantes. La Okra es uno de sus ingredientes básicos; una planta tropical cuya principal virtud es su poder aglutinante (sustancia mucilaginosa). Puede comerse crudo o cocido. Forma parte de muchos platos y se consume masivamente en Estados Unidos y Oriente.



El plato de hoy es un Gumbo. La etimología es africana y proviene de "Ki-ngombo" y sus variantes en la lengua Bantú que se extendió en muchas zonas como "Gombo" (Rusia), "Quiabo" (Portugal y Brasil), "Quimbombó ó Quingombó"  (Venezuela, Cuba, Puerto Rico). También es conocido como "Bamia ó Bamya" (Grecia, Arabia, Albania, Turquía)...

Asi que esto os traigo, un Gumbo. Sus dos ingredientes principales son el arroz y el caldo. Suele hacerse en grandes ollas y calderos  durante varias horas.

El caldo puede ser de ave (pato, codorniz, pollo), de marisco (cangrejos y gambas principalmente); como condimento usan una salchicha ahumada llamada Andouille o tasso (cerdo ahumado).  En cuanto a las especies una de las más importantes es el Filé Powder (que viene a ser laurel en polvo).



En el proceso del Gumbo hay algo esencial...el Roux. El Roux, como muchos sabéis es el "arte" de "subir/engrosar" una sopa, salsa desde el uso de una grasa y un caldo.

Con todo esto, lo que os quiero dejar claro es que es un plato que requiere su tiempo. Qué necesita de preparaciones anteriores (como el caldo) pero que recompensa.

Todos los ingredientes, a excepción de la salchicha Andouille, los encontré en la Boqueria y en las tiendas latinas de Barcelona. La Okra la vendían en la Boqueria a 5,90€/kg, pero la encontré en colmados latinos a 3 y pico.

Trabajé sobre la receta de la revista Bon Appètit, de Diciembre de 2006.

Y bien...espero Mayte y Raúl no haberos decepcionado, y haber apartado algo a este vuestro reto, que ha sido siempre un lugar interesante al que acudir.

Y ahora soy yo, la que tengo que proponer un nuevo invitado. ASí que no lo dudo, mi compi, mi alma mater Aisha de La Cocina de Aisha.

GRACIAS




GUMBO DE POLLO, ANDOUILLE, POLLO  Y GAMBAS

Ingredientes:
(para 4 personas)

1/2 pollo deshuesado y cortado en trozos pequeños
Huesos y carcasa para hacer el caldo
400g de okra
400g de gambas peladas
1 salchicha ahumada de cerdo (*)
67-70ml de aceite de girasol
4 lonchas de bacon o panceta
150g de harina (1 cup)
2 tallos de apio
1 cebolla dulce
1 pimiento verde pequeño
1 chile verde (ó 1 cucharadita de cayena)
tomillo (si es posible fresco, sino 1 cucharita)
4 tomates rallados
2 dientes de ajo
1 hoja de laurel
Caldo de pollo
Arroz Blanco para acompañar
Filé Powder (laurel en polvo)

(*) La salsicha ahumada la compré en una tienda de productos rusos ya que sus salchichas ahumadas son muy buenas. También podéis mirar en los productos alemanes. No es dificil encontrar salchichas ahumadas.

Tener preparado un caldo de pollo. Yo lo hago con 1 carcasa, 1 cuarto, un par de ramas de apio, 1 chirivia, 1 nabo y 1 zanahora.

Sazonar el pollo y pasarlo levemente por aceite.

Aprovechar ese aceite y el resto que nos quedaba en una olla de hierro colado preferentemente. Añadimos la harina y lo dejamos a fuergo muy suave durante unos 20-30 m sin dejar de revolver (de lo contrario se nos harán grumos y se pegará)...hasta que observemos el cambio de color de crema a marrón oscuro.



Cuando lo tengamos hecho añadimos el apio, la cebolla y el pimiento cortado en brunoise. Dejar dorarse a fuego suave otros 15-20m.







 Añadir el chile, los tomates, el tomillo, el ajo y el laurel y déjelo cocinar unos 3m.

Incorporar el pollo, el tomate, el tocino y la salchicha cortada en rodajas un poco gruesas.

Cubrir con el caldo y la okra cortada en rodajas.

Dejar estofar hasta que la salsa esté espesa. Aprox. 1 hora a fugo suave. Controlar que no se nos pegue revolviendo a menudo.

En los últimos 15min añadimos las gambas y dejamos que se cuezan en la salsa. 

Servir con arroz hervido. Espolvorear con el laurel molido.



Delicious! 

No dejeis de ver las propuestas de El Oso con botas y Rustica

lunes, 12 de enero de 2015

#ENSALADASDEINVIERNO - ·#POSTNAVIDAD


Todos los blogs estamos en modo #empacho, #ensaladas, #dietas depurativas.. y aunque seguiremos cocinando caliente, de puchero y de chup-chup unos días de “relajamiento” son totalmente necesarios. 

Pronto os voy a traer una receta de sopa buena, reconfortante y rica en nutrientes que nos antecederá a dulces siestas de sábado frente al televisor…pero hoy os quiero traer un plato sencillo, francés, con base de ensalada que relajará nuestros estómagos, bolsillos y básculas. 

Cada vez que mi amigo Laurent vuelve de sus vacaciones estivales, navideñas o de pascua de su Gap natal, nos ofrece una comida que nos encanta. Se trata de los Ravioles. 

Los Ravioles, son unos raviolis pequeños que se comen en las zona del Dauphiné.  Pero intento explicároslo un poco mejor porque la historia de este plato es bonita.


La zona de Dauphiné, es una de las zonas del sureste francés con capital en Grenoble. Limita al norte con Saboya, la Provenza en el Sur, y con Piamonte (Italia) por el este. Uno de los platos más típicos de esta zona es el Gratin Dauphinois, un plato conocido en el mundo entero consistente en patatas a capas alternadas con crème fraîche o leche,  cocinado en el horno y posteriormente gratinado. 

Es de suponer que la cercanía con Italia hiciera en su momento famosos los raviole du Dauphiné  que son ravioles hechos al gratin o a la Dauphinois. En un inicio, en la época de los romanos,  los ravioles se rellenaban de carne o de legumbres pero hacia el S. XIX, el nivel de vida había crecido y se empezaron a rellenar de mejores productos como el queso y perejil. Desafortunadamente, los ravioles Dauphiné no han podido tener la clasificación  DO porque los quesos que se utilizan para rellenar son Gruyere o Comté y no son de esa zona y para conseguir la clasificación todos los productos han de ser locales.


Cerca de Grenoble está la población de Saint-Jean-en-Royans, que al estar situada en la parte inferior de la meseta del Vercors - zona montañosa, con mesetas, valles y acantilados - hacia muy dificultoso el acceso comercial con Saint Jean. Hacia 1790 se empezó a pensar en hacer un carretera que facilitara el acceso y finalmente hacia  1840, con un presupuesto de 250.000 francos se hizo la tan deseada carretera que abrió la meseta del Vercors al resto del país, obras que no finalizaron hasta 1870-71 aprox. Esta carretera, que se llamó la Route des Goulets, se tuvo que hacer horadando la montaña a través de un desfiladero y para ello se acercaron muchos obreros italianos (hay que recordar no sólo la proximidad con Italia de esta zona sino que en Grenoble había ya un asentamiento italiano importante).


Estos obreros italianos, supuestamente (según leyenda popular) se encontraron con esta especial forma de comer los raviolis, diferentes a los de su Italia natal. En principio y dado el origen humilde de los obreros, éstos los volvieron a rellenar de vegetales o especies (albahaca, perejil...). También se encontraron con el hándicap de la falta de tomates (en una zona interior y montañosa). Así que adaptaron su forma de comerlos a la de la zona, y se empezaron a comer hervidos o fritos (rissoles).


Ese sería el origen, de porqué hoy en día los Ravioles son conocidos como los Ravioles de Saint Jean en Royans más que como Dauphiné como lo eran en su origen. Y de hecho su nombre comercial es éste. Hoy en día se piden los Ravioles de Saint Jean en todos los comercios y restaurantes de la zona.


Hay que señalar que se fabricaban en placas rectangulares dónde vienen los ravioles pegados. Había dos formas de hacerlos, o hervidos en placas y servidas posteriormente en bandejas separadas con queso rallado en medio (aunque terminaban pegándose bastante) ó servida individualmente en platos con el queso rallado.  Las placas se ponían en ollas con agua hirviendo, éstas iban al fondo y cuando flotaban uno sabía que ya estaban hechos. Hoy en día, si uno los compra en forma de placas, los da desmenuzando hasta dejarlos en sus piezas individuales.



Hasta hace muy pocos años, los fabricantes no dejaron de hacer las placas y comercializan unas bolsas dónde vienen los raviolis separados y ligeramente untados de aceite, pues se sabe que hoy en día todo el mundo los sofríe ligeramente y los come con ensalada. 



Aunque personalmente creo que esta receta, dado que en España no se comercializan y tan sólo podéis esperar a que un amigo francés os los traiga, puede hacerse con pasta fresca en forma de raviolis pequeños que si acaso previamente a sofreírlos los hervimos. Si son raviolis muy pequeños yo los freíria directamente sin hervirlos.

Así que os dejo con esta sencilla receta con esta curiosa y “bonita” leyenda popular.





ENSALADA DE RAVIOLES DE SAINT JEAN

Ingredientes:
(para 4 personas)

2 paquetes sencillos de ravioles ó un par de placas (ó raviolis de pasta fresco pequeños)
Lechuga tierna de la que queráis para hacer la ensalada
cebolletas tiernas
tomates cherry
olivas (al gusto)
AOVE
sal/Pimienta
Vinagre

Si estamos usando pasta fresca española y los raviolis son pequeños, freírlos directamente en el wok, con un poquitín de aceite para que no se enganchen.

Si son las placas, desmontarlas hasta dejar las piezas de ravioles individuales y proceder igual que en el paso anterior. Si son los sobres, con los ravioles pre-cortados, igual. 

Tener preparado en la mesa boles con lechuga limpia, cebolletas cortadas muy finas, tomates cherry, olivas y no mucha cosa más, porque es importante no enmascarar el delicado sabor de los ravioles.  Especialmente buenos son los de albahaca (mis preferidos!).

Incorporar los ravioles a la ensalada una vez la hayáis montado en vuestro plato.

Aliñar al gusto.

Bon Apétit!!!!!

Ah... y si termináis con una tabla de quesos, como siempre suele terminar Laurent, la comida os resultará deliciosa!!!!!!





martes, 6 de enero de 2015

NUEVOS RETOS - COOKING THE CHEF


Hoy se inicia un reto nuevo que, co-llevo yo… Y me hace ilusión. En primer lugar porque tengo una compañera fantástica con el que llevarlo. Aisha, de La Cocina de Aisha…alguien que desde que ha entrado en mi vida, me la ha facilitado en muchas cosas. Su organización y sus dotes con el diseño me tienen admirada. Y en segundo lugar porque cumple uno de mis objetivos en la blogosfera...APRENDER,


Todo el diseño de nuestro blog, Cooking the Chef, es obra de Aisha y si le dais oportunidad os dará un lavado de cara al vuestro. Aisha, que vive lejos, es muy cercana y su ayuda ha sido muy importante en los últimos meses. Así que, sin más dilación os presentamos a nuestro nuevo proyecto….

 


Nos gusta mucho la estructura y formato de Bake the World (Virginia/Clara, nos habéis inspirado).  Sabemos que encontrar un tema que dé tanto juego y pueda llamar tanto la atención de la gente, como lo hace BTW, no es fácil.  

Nos encantan los retos porque nos obligan a aprender, a superarnos, a entrar en los caminos de la gastronomía y no quedarnos atascadas siempre en las mismas recetas, con caras nuevas, en estaciones sucesivas y con cambios de ingredientes o formas de cocinar. Queremos dar un paso más en el aprendizaje. Queremos sentirnos estimuladas, queremos buscar información, queremos pensar y queremos hacer cosas que nos aporten obertura de miras.  Eso es lo que consigue BTW cada mes con sus retos. Nos obliga a viajar, indagar y ejecutar. Lo más. 

Existen buenos retos y buenas ideas en este sentido, prueba de ello es el éxito del que disfrutan muchos de ellos y nosotras participamos en muchos de ellos.  La popularidad de Cocineros del Mundo, por ejemplo es su mayor publicidad. 

Pero también queremos darle un punto de originalidad al reto. Más margen de movimientos pero un tema del que aprender cada mes. Y por eso hemos creado COOKING THE CHEF.

En CTC,  propondremos un Chef conocido, mediático o premiado cada mes. Propondremos bibliografía, videos en youtube o en canal cocina, o de dónde podamos.  El reto estará en elaborar un plato de él. Si fuera un chef muy difícil con que sea un plato inspirado por él será suficiente.  Como en BTW, habrá un día de publicación y todo el mundo que participa en el reto, deberá hacerlo ese día manteniendo el secreto del nombre del Chef que se comunicará por mail.  Así, al final de mes, tendremos información y una bonita colección de sus platos más conocidos.

Si queréis saber quién es el chef invitado de este mes, id al blog, excepcionalmente este mes el nombre saldrá en el blog. Los siguientes meses os mandaremos el nombre del chef del mes a vuestros mails.  Será un secreto hasta el día de publicación. Así que si queréis garantizar formar parte del grupo, inscribiros a la newsletter pero recibir la información sobre los retos mensuales.


Esperamos sobretodo que os divirtáis.  Gracias y hasta el día 5 de Febrero,  fecha en que todos publicaremos.



miércoles, 31 de diciembre de 2014

GRACIAS

"Should auld acquaintance be forgot
And never brought to mind?
Should auld acquaintance be forgot
And days of auld lang syne?"

Y si, ya llegamos al último post del año. Las navidades y el 31 de Diciembre suelen ser fechas de “recuento”. De pensar en lo que hemos conseguido y lo que no. Yo no quiero hacerlo. No quiero ponerme melancólica, ni fustigarme por los objetivos no cumplidos o los deseos no otorgados por los hados. Como os decía en Navidad, quiero dar las gracias…quiero seguir dando y agradeciendo lo mucho que recibo. 

Y aquí en la blogosfera hay mucho que agradecer. Como diría un viejo concursante de Gran hermano, la simbiosis es obvia.  Nos alimentamos unos de otros y existimos porque hay otros que nos miran y otros a quien miramos. Yo he de reconocer que APRENDO muchísimo con vosotros y que me inspiráis muchísimo. Y también que disfruto mucho. Pasear por la blogosfera no es para mi una tarea pesada o obligada. Lo hago a gusto, veo ideas, puestas en escena que no conocía y sigo otras cocinas con pasión. Además muchos teneis la amabilidad de atenderme, explicarme, aconsejarme y animarme... lo más que puede esperarse!...  Y como muestra quiero agradecer todos los platos de otros blogs que he admirado primero, luego he aprendido a hacer y que ahora ya forman parte de mí. Algunos tanto, que están en mi repertorio año tras año, como el Roscón de Reyes de Webos fritos o los dulces de Navidad de El Oso con Botas; algunos como el Morteruelo de Webos Fritos que sorprende incluso a la propia Su que haga por tradicional y local y algunos  por testarudez y reto personal como los panes de Ana, Hecho en la PropiétéLo último, lo más reciente, hoy mismo, la crema de boletus y el solomillo (estilo roastbeef) de Sweet&Sour (espectaculares...lastimosamente no hay foto!).
 
GRACIAS A TODOS … sin vosotros no sentiría el deseo de seguir, de mejorar o de innovar. Os deseo un feliz año y que sigamos alimentándonos y disfrutando de la Gastronomía en comunidad.
 
No siempre he podido fotografiar todos los platos de otros blogs que he hecho o las fotos fueron hechas con el teléfono y no tienen gran calidad... así que, como reza el clásico, ni están todos los que son, ni son todos los que están. 

El Oso con Botas, Webos Fritos, Sweet&Sour, Chez Silvia

Cocinando con Catman, La cocina de Aisha, Fogons, Hecho en la Propiété

Rustica, To be Gourmet, Rosa Ballerina, La receta de la Felicidad, La Rosquilla de la tía Laura

La Cuina Violeta, Cocinando con Catman, Rústica

Webos fritos, Cocinando con Catman, La cucharina Mágica, Rústica, Hecho en la Propiété

Hecho en la Propiété, El Oso con Botas, La Cocina de Babel, Webos Fritos

Hecho en la Propiété, Webos Fritos, El Cullarot Festuc, Els Fogons de la Bordeta

Sweet&Sour, La Cuina Violeta, Las Cosas de Cósima, El Oso con Botas


El Oso con Botas, Hecho en la Propiété, La Cuina del Marroc, La Cuinera, Cocinando con Catman  




Y me despido con esa canción que suena en todos los países de habla inglesa tras las campanadas… y que termina con un beso. La he oído en tantas películas y la he vivido dos veces en directo que ya forma parte de mi banda sonora. Es una canción de origen escocés, basada en un poema escrito en 1788 por Robert Burns, un gran poeta patrio.  Se suele usar en las despedidas, al iniciar o acabar un viaje largo, en los funerales, etc..  y por alguna razón se ha unido a la celebración del Año nuevo, por el fin de un ciclo y el inicio de otro.  Auld Lang Syne, el título significa en escocés, “hace mucho tiempo” aunque se suele traducir “por los viejos tiempos”. (Wikipedia). 
 
Hay miles de versiones… Imaginareis que todo el mundo la ha versionado, y ha salido en innumerables películas ("La Quimera del Oro" "El Puente de Waterloo" "¡Qué bello es vivir!","Caballero sin espada" "Esta mujer es mía",  "Cazafantasmas II", "Cuando Harry encontró a Sally", “Memorias de Africa”, y más recientemente en “Noche de fin de año”).  Os dejo la versión de Memorias de Africa, que siempre me ha parecido muy romántica y es una de mis películas favoritas.
 
 

domingo, 28 de diciembre de 2014

MENUS DE NAVIDAD - SOPA DE CASTAÑAS CON LECHE DE COCO


 





Algunas fotos que he hecho estas Navidades de mis tiendas favoritas

 
El penúltimo post del año…no puedo más que tener cierta melancolía. Me gusta cerrar años pero también me gusta recordar las cosas buenas que han pasado en él… aunque hice un poco esa lectura con la receta del pato de Navidad.

Un nuevo año… 365 días, miles de horas que vivir, que experimentar, que gozar y que llevaran como contraposición alguna lágrima, algún pesar y algún disgusto.  Pero ahí están… como un pollo de Navidad que uno ve crujiente por la puerta del horno y no sabe si le habrá salido jugoso y sabroso.  Hasta que no te llevas un bocado a la boca…no sabes; hasta que no besas por primera vez no sabes; hasta que no sientes la energía positiva de universo en ti y te atreves no sabes; hasta que no te miras a un espejo aprobándote por entero…no sabes.

Miedo, incertidumbre, excitación. Here, we go!. Sin dudas, sin titubeos. Aunque el buen año os lo desearé el día 31 si puedo. 

Hoy os traigo uno de los platos que hice en mi nochebuena y que como siempre me hizo sentir satisfecha del camino establecido. He de confesar, que debido a que tuve muchos encargos, llegaron los invitados y la mitad del proceso estaba por hacerse… pero como son de confianza se pusieron el mandil y me ayudaron. No saben cuan dulce hacen mis Nochebuenas, siempre sonriendo, vitales, colaboradores, generosos, dulces, adorables. Me hacen terminar el año con ilusión, cariño y amor y quizás podría decir que me hacen empezarlo también con esa energía. 

La receta, como no, es de Saveurs, “mis libros de cabecera”…  que regalo tan fantástico son cada uno de los números. Este es del nº 14 del año pasado, especial Navidad.

A mi me quedó como una crema, bastante espesita.. y si no os gusta el tema exótico de la leche de coco podéis usar crema de leche. También la próxima vez que la haga intentaré comprar castañas ya hervidas al vacío (como dice la receta), yo lo hice con 1kg de castañas que herví y pelé…y eso fue un suplicio.

En vez de los picatostes sugeridos por la receta yo usé flores compradas en Petrás en la Boquería. Todo lo asiático lo compro en Supermercat Extremo Oriente (Balmes 6).

A mi me ha encantado.

 

 

SOPA DE CASTAÑAS CON  LECHE DE COCO

 

Ingredientes:
(para 4-6 personas)
500g de castañas hervidas al vacío peladas (o 1kg sin pelar)
1 cebolla grande
2 dientes de ajo
1 rama de apio
2 tijas de citronella ó lemon grass(en venta en locales asiáticos)
40g de galanga (en venta en locales asiáticos)
1l de caldo de ave o verduras suave que tengamos
60cl de leche de coco o crema de leche
1/2 cucharadita de café de pimiento de Espelette (yo usé pimentón dulce de la Vera)
3 cucharadas de Aceite de coco (en venta en locales asiáticos)

Cómo picatostes:
4 láminas de jamòn de Parma (no usé)
300g de setas shiitakes frescas (en venta en locales asiáticos) (no usé)
4 tijas de cebollino (no usé)
Sal/Pimienta

Cortar en brunoise la cebolla, el ajo, la citronella, el apio y la galanga.

Calentar 3 cucharadas de aceite de coco y poner en una olla o cacerola para hacer la sopa. Pochar a fuego suave tapadas las verduras cortadas.

Incorporar las castañas cocidas y la 1/2 cucharadita de pimiento d’Espeltte o de pimentón de la Vera. Salar y revolver 2m antes de incorporar el caldo de ave o verduras.

Dejar cocer a fuego suave unos 20m

Incorporar la leche de coco y cocer 5m más.  Pasar el pimer y luego colar la sopa. Probar y rectificar de sal y pimienta.

En el momento de servir en boles añadimos las flores.

Opción receta original:

Calentar una paella antiadherente. Poner las lonchas de jamón y dejarlas dorar unos 2m de cada lado hasta que estén crujientes. Sacar.

En el aceite del jamón, incorporar 2 cucharadas más de aceite de coco e incorporar las setas shiitakes fileteadas. Cocer a fuego vivo.

Al servir la sopa en los boles, incorporamos los picatostes y cebollino picado.

martes, 23 de diciembre de 2014

BAKE THE WORLD - PANDORO, SIN DUDA ES NAVIDAD


El último pan del año que nos proponen Clara y Virginia en Bake de the World,  es una opción dulce y apetitosa que casi todos pellizcamos en Navidades…el Pandoro.

El Pandoro procede de Verona, la ciudad de los amantes más famosos del mundo. Aunque en algunos documentos se cree que procede de Austria, el Pandoro junto con el Panettone, no pueden ocultar su  nombre Italiano. Leemos también sobre el pan de oro un pan que se servía en las casas de los ricos venecianos.

Pero además del Pandoro en este post os traigo una recomendación bibliográfica, que no es más que el libro que un amigo mío acaba de publicar.

Angel, que vive en Chicago, ha tenido una vida azarosa de esas llenas de aventuras y de retos que ir superando. Para no repetirme, os remito al post que le dediqué a su mujer dónde os cuento su devenir. Pero el caso es que, Angel, vivió unos años en plena selva colombiana y de ahí sacó la idea de la novela “Elombre de la Ciénaga”, basado en una leyenda popular sobre la existencia de un hombre que vive sólo en lo más recóndito de la selva, en una ciénaga y que tras morir violentamente, deja el puesto a otro hombre, que es su hijo que vivirá solo en el mismo lugar.  Leí esta novela hace 18 años aprox. y me gustó mucho. Siempre me han encantado las epopeyas o las sagas familiares.  Angel es un hombre de cultura profunda, de aquella que saben versos de Don Juan, o de la Vida es Sueño. Un hombre con un gran sentido de la justicia y la equidad, sobrio y bondadoso que siempre me ha abierto las puertas de su casa y dónde he pasado ratos muy felices,  sentada en sus sillas reclinables y filosofando de la vida, con una taza de café con canela (especialidad de la hermana de Empera, Angela) mientras fuera, brillaba una nieve blanca. Angel es deportista y le gusta andar, mucho; descubrir caminos y respirar el aire fresco de la vida. Quiero mucho a Angel y a Empera y sé que pasaremos de nuevo momentos de tés y chocolate.

Este libro ha sido editado en Internet y tiene un blog en el que podeis ver fotos del lugar dónde se recrea la novela. También podeis comprarlo en amazon y ver alguna de sus páginas para ver si os gusta.

Para hacer el  Pandoro he seguido la receta de Una de dos que ha sido muy fácil de hacer y que no he alterado para nada. Y esta receta es de las hermanas Simili unas eruditas en masas y bollerías y cuyo libro más famoso acaba de ser publicada al español con la ayuda de algunos bloggers de nuestro país: “Dulces y otras masas”.  Así que la transcribo tal cual, aunque os remito también a su receta pues tiene un paso a paso fotográfico. Tener en cuenta que hay que empezar la noche antes a hacer el Pandoro.  Una de las características de esta masa brioche es que al final de la preparación estaremos haciendo un hojaldrado, como si preparáramos hojaldre. El molde es uno concreto en forma de estrella, pero si no tenemos nos sirve una flanera, que es el que usé yo.

Para mi, el único inconveniente, además de tener que estar pendiente de los tiempos es que este tipo de masa se seca muy rápidamente y al día siguiente no se parece nada al primer día.

 



PANDORO

 

Ingredientes:
Para el primer fermento:
15g de levadura fresca
60ml de agua tibia
50g de harina de fuerza
10g de azúcar
1 yema de huevo

Para la primera masa:
5g de levadura fresca
El fermento que habremos hecho antes
25g de azúcar
1 huevo
200g de harina de fuerza
30g de mantequilla

Para la masa final:
2 huevos
Vainilla
1 pizca de sal
100g azúcar
200g de harina de fuerza
La masa anterior (primera masa)
140g de mantequilla

La noche antes preparamos el fermento o masa madre. Disolvemos la levadura en el agua tipia. Lo mezclamos con la harina y añadimos el azúcar y la yema de huevo. Una vez todo este bien unido lo tapamos con papel film o un trapo fino y lo dejamos en la nevera toda la noche. Por la mañana veremos que la masa ha crecido mucho.

Por la mañana hacemos la primera masa. Disolvemos levadura en agua tibia (2 cucharaditas). Lo unimos al fermento previo y mezclamos. Añadimos el azúcar, el huevo batido y la harina poco a poco. Cuando la masa esté suave añadimos la mantequilla y mezclamos hasta que sea absorbida completamente. Al principio nos parecerá que la mantequilla se escapa de la masa, pero poco a poco la sentiremos como se incorpora.  Una vez fina, tapamos con papel film o paño y dejamos reposar 1 hora.

Hacemos la segunda masa. Mezclamos la masa previa anterior, con los huevos batidos, la vainilla, la sal, el azúcar y por último la harina. Incorporarlos uno a uno mezclando bien antes de meter el siguiente.  Amasar durante al menos 15m hasta que la masa sea suave, lisa y muy elástica. Dejamos que repose hasta que duplique el volumen inicial. Aprox.  1 hora 30 (fue en mi caso).

Desgasificamos la masa y hacemos un rectángulo con ella con un rodillo. Colocamos la mantequilla en el centro de la masa. Doblamos llevando las cuatro esquinas al centro (como s fuera un folio y lleváramos las esquinas al medio convirtiéndolo en un cuadrado más pequeño). La mantequilla nos quedará bajo las esquinas.

Pasamos el rodillo y la estiramos para que la mantequilla se introduzca bien en ella. Ahora la doblamos en 3, como si fuera una carta administrativa. Es decir, tenemos la masa en forma de rectángulo,  la dividimos en 3 mentalmente con líneas verticales, y llevamos el lado izquierdo al centro y luego el derecho sobre él.  La envolvemos en papel film y la metemos en la nevera durante 30minutos.

Sacamos la masa y hacemos lo mismo, pero girándola 90grados previamente.  Estiramos, doblamos en 3 y nevera 30 minutos.

Y hacemos lo mismo una tercera vez.

Ahora, cuando nos tocaría hacer la cuarta dividimos la masa en dos. Con las manos engrasadas formamos una bola que colocamos en un molde previamente engrasado con mantequilla y azúcar glas.  La masa en forma de bola la ponemos con la parte lisa hacia  el interior del molde y la parte de cerrar la masa hacia arriba. Tapamos y dejamos que fermente hasta que la parte superior asome por el borde.

Precalentamos el horno a 180º y horneamos durante 15m. Bajamos la temperatura a 150º y horneamos durante 20m más. Si se dora mucho lo tapamos con papel Albal.

Dejamos reposar unos minutos en el molde y lo volcamos sobre una rejilla.

Antes de servir espolvorear con azúcar glas. Si no vais a usarlo metedlo rápidamente en una bolsa de plástico o envuelto en papel film.. se seca rápidamente.